Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

OK Más info

Suscríbete y recibe gratis mi e-book Cómo crear un plan de marketing digital efectivo

Francisco Rubio
Las 10 claves para emprender con éxito

Las 10 claves para emprender con éxito

¿Te atreves a emprender? Ante la actual problemática de desempleo y exclusión, se vislumbra como una oportunidad el autoempleo, y en consecuencia, el concepto de emprendimiento cobra mayor relevancia para nuestra sociedad resultando su estudio cada vez más interesante y necesario.

Todo esto ha llevado a una gran desinformación, pues muchos emprendedores consideran que el éxito de su empresa tiene que ver únicamente con la idea, es decir, esta sea original e innovadora.

Pero, a la hora de emprender, debes de tener en cuenta una serie de cuestiones, las cuales pueden hacer que tu negocio funcione estupendamente o por el contrario que nunca llegue a despegar. Debes de tener claro, que emprender es una aventura que requiere esfuerzo y preparación, pero también mucha planificación.

Llevamos mucho tiempo escuchando eso de “emprende”. Es un término que nos resulta muy familiar y conocido entre todos pero que solo algunos se han atrevido a experimentar. El camino del emprendimiento es una tarea compleja en la que entran en juego muchos factores, y empezar el camino teniendo en cuenta algunos de estos, te ayudará a que sea más fácil.

¿Qué tienes que tener en cuenta antes de emprender?:

1.- Tipo societario

Definir cuál es la sociedad más conveniente dependerá de varios factores: el tipo de empresa, y la actividad a desarrollar, la duración, el número de socios, el capital, los riesgos que implica el negocio, los gastos de constitución, y más.

 

2.- ¿Emprender solo o acompañado?

En muchas ocasiones surgen dudas a la hora de emprender un proyecto empresarial, sobre si hacerlo solo o acompañado. Cada opción suele tener ventajas e inconvenientes.

En primer lugar, te tengo que decir que emprender suele ser duro, con lo cual hacerlo solo puede ser todavía más. El riesgo, la presión, la toma de decisiones, elaborar una estrategia, todo eso es muy complicado hacerlo solo. De todas formas, las relaciones son complicadas y más cuando hay dinero de por medio.

Por lo tanto, para resolver nuestras dudas en este tema, hay que pensar lo que te puede aportar esa nueva persona. Por ejemplo: si el aporte es solo económico, debemos valorar que es lo que cedemos a cambio de esa inversión.

 

3.- Trámites para la puesta en marcha

10 claves para emprenderLa cumplimentación de todo el papeleo es uno de los primeros obstáculos con los que te puedes encontrar al inicio de tu aventura. Por lo general, tendrás que hacer frente a las obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social, trámites obligatorios para toda empresa.

No obstante, tendrás que llevar a cabo otros muchos más complejos y específicos, en función de la actividad que vas a desarrollar.

Antes de ponerte en marcha, ten en cuenta estos consejos:

  • Inicia los trámites con antelación, ya que podrán retrasar la apertura del negocio.
  • Los requisitos pueden variar de una comunidad autónoma a otra, y según el municipio. ¡Tenlo en cuenta!
  • Las normas cambian con rapidez. Siempre es recomendable solicitar información actualizada en la administración correspondiente.
  • Haz fotocopias de los documentos que debes presentar.

 

4.- Estudio de mercado

“¿Dónde voy a poner mi negocio?, ¿hay más negocios como el mío?, ¿tengo consumidores para el corto y largo plazo?” Te dará la respuesta un estudio de mercado. No obstante, nunca podrás eliminar la incertidumbre del todo, pero si reducirla para que nuestras decisiones se realicen en un entorno lo más conocido posible. No te preocupes por la incertidumbre, aprender a defender tu oferta te ayudará para diferenciarte del resto del mercado.

 

5.- Financiación para tu proyecto

10 claves para emprenderUno de los principales obstáculos a los que te enfrentarás es la financiación de tu proyecto. Los costes que supone el inicio de la actividad empresarial suelen ser, más elevados de lo que podemos afrontar con fondos propios. Con lo cual, es muy normal que tengas que recurrir a financiación externa, es decir, de terceros. Pero claro, te preguntarás: “hay diversas opciones, ¿cuál es la más adecuada?”

También en este punto hay que tener en cuenta, las ayudas por parte de las Administraciones públicas.

 

6.- ¿Cómo tiene que ser tu actitud a la hora de emprender?

La actitud del emprendedor es determinante para que se convierta en un emprendedor de éxito. Tu actitud ante la vida es el secreto de tu éxito. Deberás tener:

  • Actitud positiva. Tienes que tener claro que el proceso no va a ser fácil. Ser emprendedor quiere decir tener las ideas muy claras, y perder el miedo a equivocarse. Hay que creer en el proyecto, pero no sobre la base de una fe ciega, sino sobre unas bases sólidas.
  • Actitud decidida. Actitud tendente a la asunción de riesgos, buscando la viabilidad de tu proyecto a través de la innovación y creatividad.
  • Actitud objetiva: es decir, deberás aceptar la realidad, con sus aspectos negativos y positivos, desde una posición realista. También deberás ver lo bueno y lo malo de cada situación, analizando los problemas con objetividad.

Muchas veces el éxito en los negocios depende de la actitud del emprendedor, si percibes que te falta algunas de estas actitudes empieza a fomentarlas.

 

7.- Aptitud, desarróllala

Las actitudes son muy importantes, pero también lo son sin duda, las aptitudes. Muchas de estas aptitudes puede que ya las tengas, es decir, que sean innatas, pero otras muchas las irás desarrollando a lo largo de la vida.

Las aptitudes te ayudaran a diferenciarte de un empresario o un empleado tradicional. Podemos decir que algunas de estas aptitudes son la creatividad, los dotes de liderazgo, las habilidades organizativas, comerciales o la capacidad resolutiva, entre otras.

 

8.- El riesgo de emprender

El riesgo es la probabilidad de que los resultados que se van a obtener sean diferentes a los resultados esperados. Hay algo que tienes que tener en cuenta, por regla general, un emprendedor, muestra menos aversión al riesgo que otros agentes económicos, y en ocasiones, sobrevalora los factores positivos.

Emprender conlleva riesgos, los cuales tendrás que ser capaz de asumir. Estos riesgos no son solo económicos, financieros o de capital, sino que también conllevan una implicación de tiempo y de emociones, dedicación y constancia personal.

 

9.- Viabilidad de la idea

  • Viabilidad técnica: es necesario que realices un estudio en las empresas de fabricación y de servicios. La idea debe ser posible de realizar, con lo cual tendrás que conocer el proceso de fabricación y realización del mismo. De esta forma podrás observar si es posible, desde el punto de vista técnico, desarrollar eficientemente tus productos y servicios.
  • Viabilidad económica: tendrás que observar si desde el punto de vista económico el producto es viable, es decir, si el producto puede generar beneficios y obtiene rentabilidad. Para ello es necesaria una estimación pormenorizada de los costes, tanto fijos como variables; así como el precio de venta del producto y servicio. Una de las herramientas más utilizadas para valorar la viabilidad económica de una actividad es el punto muerto o umbral de rentabilidad, el cual es una forma matemática que nos indica a partir de qué número de unidades de producto vamos a generar beneficios.
  • Viabilidad comercial: también, deberás comprobar que el bien o servicio tenga posibilidades de venta y desarrollo. Una de las herramientas para analizar la viabilidad comercial es el análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas, oportunidades), consistente en el estudio de cuatro variables separadamente, que nos ayudará a obtener una visión de las posibilidades de éxito. Otra herramienta, es el plan de marketing, que determinará el segmento donde la empresa podrá actuar y tomar decisiones sobre el marketing-mix (producto, precio, promoción y distribución).
  • Viabilidad financiera: tu proyecto no puede generar problemas de tesorería, debe de tener una estructura financiera equilibrada, que no plantee problemas de endeudamiento, solvencia o liquidez. Para ello, debemos planificar conjuntamente tantos las inversiones previstas como su financiación, pues ambas dependen una de la otra. Un instrumento importante para evaluar este tipo de viabilidad financiera son los métodos de valoración y selección de los proyectos de inversión, nos van a decir si una inversión va a ser rentable o no. Los métodos más utilizados son el valor actual neto (VAN) y la tasa interna de rentabilidad (TIR).
  • Viabilidad legal: hay mucha normativa que hay que tener en cuenta a la hora de realizar una actividad, con lo que deberás asegurarte de que toda la normativa vigente es respetada por tu empresa.

 

10.- Posibilidad de fracaso

No hay que temer al fracaso, sino que hay que aprender de él. Las posibilidades de alcanzar el éxito a la primera son verdaderamente reducidas. Existen muchos emprendedores que no llegan a ver en marcha su proyecto, o no son capaces de mantenerlo vivo mucho tiempo.

No dejes que te ocurra, y contempla siempre la posibilidad de fracaso, y si sucediera toléralo, y asimila los errores, es la única forma de no volver a caer en ellos (aunque el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra). El éxito te espera al final de camino.

Tener en cuenta estos consejos generales y otros específicos, adaptados al tipo de negocio o actividad que vayas a realizar puede resultar realmente útil. También deberás tener en cuenta que tus características personales pueden resultar fundamentales para alcanzar el éxito en una iniciativa empresarial.

Francisco Rubio
Sobre el Autor

Francisco Rubio

CEO de ExpacioWeb Digital Marketing. Emprendedor y empresario. Debilidad por el marketing online y el social media.

Deja un comentario